En gigantescas yardas se han convertido vados y arroyos

¡Terrenos a cuatro minutos del centro de Cabo San Lucas!