En gigantescas yardas se han convertido vados y arroyos

Héctor Miranda