En Costa Azul está la curva de la muerte

Héctor Miranda