El PRI no admite mentiras, simulaciones ni traición

Héctor Miranda