El amor no conoce edad: Ernestina y Eduardo contrajeron nupcias en la casa de ancianos municipal

Héctor Miranda