El acuífero de San José, a un paso de la sobreexplotación

Héctor Miranda