Divisiones, pleitos y denuncias penales ponen en riesgo el proyecto político perredista

Héctor Miranda