Despide la Unión de Tiendas Populares sin finiquito y por la fuerza a sus empleados

Pamela Padilla Soto 

Aproximadamente 18 trabajadores de la Unión de Tiendas Populares del Zacatal, Rosarito, La Ribera y Miraflores, quienes contaban con una antigüedad de hasta 20 años laborando en dichos comercios, fueron despedidos entre el 23 y 24 de agosto pasados, por su patrón, Carlos Estrada, sin justificación, prácticamente por la fuerza, con mentiras y sin liquidación.
Aproximadamente 18 trabajadores de la Unión de Tiendas Populares del Zacatal, Rosarito, La Ribera y Miraflores, quienes contaban con una antigüedad de hasta 20 años laborando en dichos comercios, fueron despedidos entre el 23 y 24 de agosto pasados, por su patrón, Carlos Estrada, sin justificación, prácticamente por la fuerza, con mentiras y sin liquidación.

Aproximadamente 18 trabajadores de la Unión de Tiendas Populares del Zacatal, Rosarito, La Ribera y Miraflores, quienes contaban con una antigüedad de hasta 20 años laborando en dichos comercios, fueron despedidos entre el 23 y 24 de agosto pasados, por su patrón, Carlos Estrada, sin justificación, prácticamente por la fuerza, con mentiras y sin liquidación.

 Por lo anterior, acudieron en conjunto ante la Procuraduría del Trabajo en Defensa de Los Trabajadores de Los Cabos, a pedir que se les pague lo justo por los años laborados, así mismo que se les ayude a solucionar que a varios de ellos, la empresa les descontó su crédito Infonavit, pero no lo depositaron en sus respectivas cuentas.

 A decir del grupo de trabajadores, Estrada se acercó a cada uno de diferente forma, para insistirles en que firmaran la renuncia, pues él rentaría las tiendas, pero los acomodaría de nuevo, presiones ante las que muchos cedieron, sin recibir una liquidación a cambio.

 “Estamos pidiendo lo justo, lo que nos corresponde, de hecho la tienda el señor la rentó; algunos fuimos contratados de nuevo, pero fuimos a cobrar quincena y nos descontaron un día, no nos pagaron el día de inventario, entonces el señor fue que dijo que se cerrara la tienda un día porque ya no había nada”, manifestó Lorena Contreras.

 Por su parte, Mindi Allende narró como frente a varios clientes y mientras laboraba en la caja como de costumbre, el señor Estrada se le acercó para a gritos decirle que ella no debería estar laborando más y que no regresara al día siguiente, cuando ella nunca fue notificada de su despido con anterioridad.

 Asimismo, María Santos explicó que al presentarse el día 23 de agosto, Estrada le ofreció una cantidad que no le correspondía según los años que llevaba laborando, por lo que ella no la aceptó, entonces el patrón le respondió, “hazle como quieras, pero no te voy a dar nada, entonces allá nos vamos a ver la cara”.

 En el mismo orden de ideas, la señora Maribel de la Cruz solicitó por este medio a las autoridades municipales, que exista una justicia para los trabajadores, puesto que las empresas siguen realizando este tipo de acciones, sin recibir un pronto castigo, “por favor señor Presidente queremos justicia no estamos pidiendo más, queremos como todos aquellos que están en nuestra misma situación, que nos den lo que nos corresponde”, sostuvo.

 Lo anterior fue confirmado por la procuradora de la Defensa de los Trabajadores en Los Cabos, Sheila Peralta, quien aseveró que actualmente existen al menos 20 empresas en la misma situación y cerca de 100 empleados al día se acercan a sus oficinas con el mismo tipo de quejas; aunado a que la Junta de Conciliación y Arbitraje tarda un promedio de dos años en solucionar los casos, debido al rezago con el que cuentan.

 “Todavía estamos en tiempo de llegar a una negociación antes de un juicio, pues la indicación es darle prioridad al trabajador y evitar el juicio laboral, pero en este caso el patrón no nos ha dejado otra alternativa; porque se ha citado más de dos veces y el señor no manda abogado, no se acerca y pues estamos un poco preocupados”, puntualizó la licenciada Peralta.

 Agregó que a pesar de que los empleados tienen toda la disposición de llegar a un buen acuerdo, ya no pueden volver a citar a la parte patronal, por lo que a más tardar para el día martes 4 de septiembre, se estará ingresando una demanda colectiva a la Junta de Conciliación y Arbitraje de Los Cabos.

 Poniendo de ejemplo la situación por la que atraviesan estos empleados, solicita a que antes de firmar algún documento, se acerquen a buscar asesoría a sus oficinas ubicadas dentro del Edificio Pedrín, en la cabecera municipal o bien llamen al teléfono 14 2 35 23, de otra forma renuncian y se quedan sin nada, finalizó.

¡Comparte!

* * *