Desilusión en el rostro de los sudcalifornianos

Héctor Miranda