Desatiende la Secretaría de Salud demanda loretana de construir hospital de segundo nivel
Santos Rivas externó a sus compañeros diputados que debe reconocerse que no se trata de un problema de administraciones pasadas, pues hace cuatro meses que él presentó la iniciativa, sin que hasta hoy sea dictaminada por la Comisión Permanente.
Santos Rivas externó a sus compañeros diputados que debe reconocerse que no se trata de un problema de administraciones pasadas, pues hace cuatro meses que él presentó la iniciativa, sin que hasta hoy sea dictaminada por la Comisión Permanente.

Insiste el diputado local Santos Rivas García en que el municipio de Loreto ha sido olvidado por varias administraciones, siendo imperante que se construya un hospital de segundo nivel, “con servicios de cirugía, maternidad y las mínimas necesarias especialidades médicas”.

Señala que han pasado cuatro meses desde que en esta legislatura fue presentada la propuesta para la construcción de la cínica, pero la Secretaría de Salud ha hecho caso omiso al reclamo de los loretanos. “Al parecer, lejos de avanzar en el respeto a la democracia y el respeto a la voluntad del pueblo, cada vez más les quitamos poder a quienes por el régimen político deberían ser escuchados y atendidos de inmediato”.

Recordó con desagrado que se ha argumentado en anteriores ocasiones que construir un hospital de segundo nivel no sería redituable, pues es “un despilfarro sostener a un solo médico que sólo vería a un reducido número de pacientes de su especialidad”, refutando que es incongruente que “mientras no se apuren los loretanos a tener más hijos […] para llenar las comunidades del municipio de Loreto con más gente, que garantice más posibilidad de enfermos al mes o al año, los loretanos no tendremos el privilegio del derecho a la salud”.

Asimismo, externó a sus compañeros diputados que debe reconocerse que no se trata de un problema de administraciones pasadas, pues hace cuatro meses que él presentó la iniciativa, sin que hasta hoy sea dictaminada por la Comisión Permanente.

¡Comparte!

* * *