De la solemnidad a la burla y la ironía

Héctor Miranda