Cubeta en mano, trapos al hombro y gorra empapada de sudor: el inframundo de los lavacoches

Héctor Miranda