Cuando la adopción es el único camino para ser padres

Erik I. Murillo

Casa Cuna Casa Hogar, es una institución dependiente del DIF estatal que se encarga de alojar a niños que han sido abandonados o que están resguardados por el estado debido a un proceso jurídico.

Casa Cuna Casa Hogar, es una institución dependiente del DIF estatal que se encarga de alojar a niños que han sido abandonados o que están resguardados por el estado debido a un proceso jurídico.

La adopción se ha vuelto en los últimos tiempos una de las opciones más viables para las parejas que no han podido concebir hijos.  Casa Cuna Casa Hogar, es una institución dependiente del DIF estatal que se encarga de alojar a niños que han sido abandonados o que están resguardados por el estado debido a un proceso jurídico que los padres están llevando a causa de la incapacidad de éstos para hacerse cargo responsablemente de los menores.

La llegada de los niños a ese lugar es multifactorial, y las edades son muy diversas. Hay desde los que tienen días de nacidos, hasta los que están por cumplir su mayoría de edad y que nunca fueron adoptados debido a que las personas se interesan más por bebés que por adolescentes, gracias a los prejuicios de muchos adoptantes.

Actualmente hay cerca de 90 niños alojados en este sitio, dice Lizbeth Bouttier, directora del lugar, de los cuales sólo un porcentaje son aptos para entrar en el proceso de adopción, ya que muchos de ellos están esperando la decisión de un juez que decidirá si sus padres biológicos siguen manteniendo la patria potestad de los menores.

El proceso de adopción puede durar años, explica Pablo Sergio Estrada, psicólogo de Casa Cuna, todo depende del click emocional que se dé entre el niño y los posibles padres, volviéndose tedioso y desgastante, aparte de que estos últimos entran a una lista de espera en donde hay más gente buscando por algún niño disponible que esté dispuesto a irse a vivir con ellos.

Todos los menores que viven en Casa Cuna Casa Hogar están bajo el cuidado del estado y el apoyo de distintos profesionales en el trato con niños, como varios  tipos de psicólogos especializados en  diferentes materias para atender a cada caso específico y para que los menores cuando salgan, vayan preparados, sin arrastrar problemas del pasado que pudieron sufrir.

Al cuestionar a la directora Lizbeth Bouttier, nueva en el puesto, y al psicólogo Pablo Sergio Estrada sobre las adopciones homoparentales, poniendo en contexto las reformas que se han hecho al código civil del Distrito Federal, en donde personas del mismo sexo pueden adoptar, ambos dudaron mucho la respuesta, dejando en evidencia la falta de conocimiento del caso, dando contestaciones no concretas, ambiguas y con muchas vueltas a tan polémica reforma, todo esto, en el hipotético caso de que esta misma modificación se hiciera al código civil del estado. Los dos dijeron, que darían preferencias a parejas heterosexuales sobre las de mismo sexo aunque se diera tal modificación.


* * *

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.