Convertidos los arroyos en tiraderos clandestinos de cascajo

Héctor Miranda