Convertido el Pabellón Cultural en una estructura inútil

Héctor Miranda