Con descalificaciones e infundios no se gana la simpatía de los ciudadanos asegura Alfredo Porras

Héctor Miranda