Difícil gobernar sin ingresos

Héctor Miranda