Como si hubiéramos ganado el mundial

Héctor Miranda