Beodos a las doce del día, sexoservidoras a las cuatro de la tarde y travestidos al caer el sol

Héctor Miranda