Arreglaron una fuga pero dejaron tremendo hoyanco

Héctor Miranda