Al menos unos dos mil predios no son habitables, son cauces naturales de arroyo

Héctor Miranda