Ahogado el Ayuntamiento de La Paz en sus propias deudas

Héctor Miranda