¿Quiere comprometer a sus candidatos? Mándeles un “telegrama”

Héctor Miranda