Abstencionismo, reto de los nuevos partidos en España

En Andalucía, Podemos y Ciudadanos no convencieron a los ciudadanos que tradicionalmente no acuden a votar

elecciones

En total, fueron 2 millones 266 mil 104 ciudadanos andaluces los que reflejaron la existencia de una importante abulia del electorado ante la política.

Madrid.– Las elecciones de Andalucía fueron el pistoletazo de salida de un año electoral en el que nuevos partidos políticos modifican todos los resultados, excepto el del número de personas que se abstienen de acudir a votar.

En los comicios de la semana pasada, los resultados tuvieron cambios bruscos, aunque algunos más evidentes que otros.

El más importante fue que el tradicional bipartidismo español, compuesto por el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), dio paso a una especie de pentágono político compuesto también por Podemos, Ciudadanos e Izquierda Unida.

En esa cita electoral, 958 mil 999 votantes, casi una de cada cuatro personas que acudió a votar, decidió hacerlo por Podemos y Ciudadanos.

El costo fue para el PSOE, que perdió más de 100 mil  votantes o 4% del electorado si las cifras se comparan con las de 2012; para Izquierda Unida, que perdió 150 mil votos, y especialmente para el Partido Popular, que hoy gobierna España, y  que se quedó sin más de medio millón de votos, es decir, 14% respecto a 2012.

Otra cifra relevante fue la de 40 mil 939 votos nulos, el doble que en 2012, una situación que muestra la existencia de votantes que sufren tal desafecto de la política, que ni siquiera los nuevos partidos consiguen convencerlos, dice el experto en Movimientos Políticos de la Universidad Complutense de Madrid, Javier Zamora.

Y, a pesar de los cambios, hay una cifra que los expertos consultados por Excélsior siguen considerando la normal para un país que, como recuerda la politóloga de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) Irene Delgado, no es especialmente abstencionista: 36% de los ciudadanos llamados a las urnas no votó.

Casi cuatro de cada diez personas que pudieron votar no lo hicieron. La cifra, como explican expertos, representa una mejoría de 3% respecto a las pasadas elecciones. Sin embargo, ese 36% es casi diez puntos porcentuales superior a lo que se registró en 2008, antes de que la crisis española comenzará a mostrar su crudeza.

En total, fueron 2 millones 266 mil 104 ciudadanos andaluces los que reflejaron la existencia de una  importante abulia del electorado ante la política, según explicó Zamora.

De acuerdo con la catedrática de Ciencias Políticas de la Universidad de Murcia, Antonia Martínez, algunas razones para explicar ese desinterés podrían ser la falta de fe en que su voto sea relevante para cambiar las cosas, la convicción de que su partido tendrá la victoria y no lo necesita o la falta de fe en que el partido en el que se sienten integrados vaya a tener la mínima oportunidad de ganar.

Asegura que la abstención refleja que, en la mentalidad de los españoles, las elecciones de ámbito autonómico son de segundo orden. Un error a solventar, pues las autonomías gestionan una parte muy importante del presupuesto y son responsables de políticas públicas muy significativas.

A pesar de ello, esta cita y su alto nivel de abstencionismo tuvieron un valor especial. El presidente español, Mariano Rajoy, reconoció que una nueva formación, Ciudadanos, y la abstención tuvieron responsabilidad en el fracaso electoral de su partido, el PP, que en la última cita electoral de Andalucía fue el más votado.

Esos votantes conservadores que optaron por no emitir su voto tienen cabida en un concepto que la Ciencia Política denomina “abstención de transferencia”.

Es un fenómeno que ya sucedió en España cuando los votantes de centro, antes de abandonar al partido que liderara el expresidente español Adolfo Suárez, se unieron a la abstención antes de votar por el PSOE y que podría ser el paso previo para fortalecer, aún más, a las nuevas formaciones.

De este modo, los 24 diputados que consiguieron Podemos y Ciudadanos podrían ser clave para su desarrollo político, de acuerdo con el investigador del Instituto de Estudios Sociales Avanzados y exdirector de investigación del Centro de Investigaciones Sociológicas, Joan Font.

“Lo que hagan todos los partidos en la comunidad autónoma más grande de España va a influir en su evolución inicial… especialmente en los nuevos partidos; aquellos de los que la ciudadanía tiene poca información, Podemos y Ciudadanos”, dijo Font.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.