Ya se aceptan paceñas en sus solicitudes de empleo. Nomás “que sean delgadas por cuestión de espacio”

Héctor Miranda