Y todos en un grito…

Héctor Miranda