Y se armó el circo
Afuera del circo de Nickitta
Los manifestantes reiteraron que tanto el ayuntamiento como el gobierno del estado deben de negar permisos para dar espectáculos que están vinculados a este tipo de maltrato hacia los seres vivos.

La Paz, Baja California Sur .– Un contingente de alrededor de 100 personas de diversas edades se manifestó en contra de los espectáculos circenses con animales salvajes a las afueras de donde se encuentra actualmente instalado un circo en la capital del estado.

Portando playeras contra este tipo de espectáculos y pancartas con mensajes alusivos a la crueldad que viven las bestias amaestradas que se presentan en los circos del país, los manifestantes se reunieron en un estacionamiento cercano al circo “Miami” o “Circo de Nickitta” que se encuentra instalado actualmente en el cruce de las calles de Luis Donaldo Colosio y Carabineros a espaldas del palacio municipal de esta localidad.

Luego de conceder entrevistas a representantes de diversos medios de comunicación, los manifestantes procedieron a trasladar lo que denominaron “su manifestación pacífica” hasta el acceso al circo.

Apenas habían llegado, un contingente, en su mayoría constituido por menores de edad, portando cartulinas que aseguraban “amar el circo con animales” enfrentó a los opositores quienes decidieron trasladar su manifestación a la banqueta donde mostraban sus cartulinas y pancartas a los transeúntes.

“Estamos en contra de los circos que tienen un espectáculo con animales porque pensamos que quienes deben de dar el espectáculo son los seres humanos” manifestó Alberto Ceseña quien acompañaba a su familia a la manifestación.

“Sufren maltrato cuando les enseñan trucos, y al trasladarlos en jaulas los maltratan y los violentan no solo físicamente sino en la cuestión mental y en la alimentación”, expresó una jovencita quien acompañada de sus amigos portaban mascaras de animales, dijo que estudiaría medicina veterinaria.

Los manifestantes reiteraron que tanto el ayuntamiento como el gobierno del estado deben de negar permisos para dar espectáculos que están vinculados a este tipo de maltrato hacia los seres vivos.

“También nos gustaría que se dieran modificaciones a las leyes, por eso nos manifestamos aquí para que nuestros gobernantes entiendan que hay gente que quiere que nuestros políticos cambien las leyes”, manifestó Margarita Ceseña.

Entre las personas que se manifestaban a favor del circo se encontraba parte de su personal quienes aseguraron que cuentan con todos los permisos para ofrecer el espectáculo y están abiertos a que se realicen las inspecciones necesarias, pues consideró que esto la manifestación no tiene razón de ser.

“Este circo tiene alrededor de cincuenta empleados, entre ellos veterinarios, somos gente que consumimos aquí, ojalá que la gente no haga eco de todo esto”.

 “El único vicio de nosotros es trabajar y darle un espectáculo, para venir hasta acá se gastó casi medio millón de pesos en traer el circo, no ha sido negocio, pero el cariño del público es tan bonito que agradecemos todo esto y no tenemos con qué pagarles”.

¡Comparte!

* * *