Y para algunos, el debate se volvió debacle

Héctor Miranda