Y después del grito, a desfilar bajo el inclemente sol

Héctor Miranda