Vigiladas “muy de cerca” las casas de empeño

Héctor Miranda