Una burla la venta de lo último que queda del Cerro de La Calavera

Héctor Miranda