Un pedacito de Oaxaca en el centro de La Paz

Héctor Miranda