Un lluviecita y se inundó el malecón

Héctor Miranda