Un denuncia ciudadana podría salvar al cerro de la “Calavera” de ser vendido

Héctor Miranda