Triunfalismo y arrogancia no caben en la nueva etapa del PRI

Héctor Miranda