Tomaron la calle como último recurso

Héctor Miranda