Todos contra el aborto

Erik Iván Murillo Mendoza

El aborto clandestino se ha ido convirtiendo con el tiempo en un tema de salud pública, el cambio de mentalidad de las mujeres, la liberación femenina, la irresponsabilidad, violaciones, falta de información y hasta el que dirán, han sido la causa primordial del aborto.

Las mentes más conservadoras hablan de asesinato, desgracia y condena para las mujeres que se atrevan a hacerlo, ya que privan de la vida a un ser, que aunque depende durante unos meses de la madre quien es la fuente de su vida, también éste tiene una existencia propia desde el momento de la gestación.

Las cabezas más liberales alegan el derecho a elegir sobre su propio cuerpo y destino, sin pensamientos moralistas y tradicionalistas que marca la iglesia desde siempre.

La postura de la iglesia, ha sido firme y contundente y en ninguno de los casos aceptaría el aborto como una salida rápida o efectiva a los hijos no deseados de mujeres, familias disfuncionales o irresponsables.

En el 2009 una diputada del PRD lanzo una propuesta para legalizar el aborto en Baja California Sur, propuesta que fue rechazada por parte de la sociedad que se ha manifestado en varias ocasiones. Estas protestas van desde cartelones en la cámara local, una marcha encabezada por Eduardo Verástegui, actor que se desnudaba a la menor provocación para mostrar su torso y que ahora encabeza marchas pro católicas y últimamente la recopilación de 20 mil firmas de la sociedad civil para la protección a la vida en la constitución del estado.

Lo cierto es que la mayoría juzga, defiende la vida de los demás de forma aguerrida y se atreve a decidir sobre el destino de otros. Lo más lamentable, es que toda esa gente que sale a marchas, se manifiestan y hacen caravanas en contra del aborto se les olvidan sus responsabilidades cuando esos niños llegan a la vida.

¿Acaso el cardenal, el obispo o Verastegui se preocupan en mantener a estos niños, dándole una vida de calidad, como educación, alimentos y vestimenta cuando estos llegan a la existencia? La respuesta es sencilla, No. Todo mundo se preocupa porque el cigoto llegue hasta el momento del nacimiento, pero la realidad, es que naciendo el producto, los mismos que se preocuparon por defender su vida, se les olvida la responsabilidad que conlleva traerlos a este mundo.

Es fuerte y triste, pero no deja de ser real, el hecho de que un hijo no deseado venga a este mundo en un entorno hostil y decadente lo vuelve un problema para la sociedad. Está comprobado, que la gran mayoría de criminales y delincuentes han venido de familias disfuncionales. No se puede traer al mundo a un ser, solo por el hecho de que la moral de tu vecino lo dicte de esa manera.


* * *

Una Respuesta de Todos contra el aborto

  1. MAGDA SOJO 05/03/2010 en 6:20 AM

    ESTOY DE ACUERDO CON TODO LO QUE SE DICE EN LA NOTA, DEJEMONOS DE LA DOBLE MORAL. MEJOR QUE APRENDAN LOS PADRES DE FAMILIA A HABLAR DE SEXUALIDAD CON SUS HIJOS E HIJAS.
    FELICIDADES POR LA NOTA A ERIK.

Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.