“Todo cargo llega a su fin”, recuerda Porras a los actuales funcionarios
Alfredo Porras
“Yo lo declaré hace un buen tiempo, que ante Dios y la sociedad yo iba a demostrar mi inocencia y en eso estoy, buscando”.

La Paz, Baja California Sur.- Acompañando a su inseparable compinche Narciso Agúndez, el exsecretario general del Gobierno del Estado durante la última administración del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Alfredo Porras Domínguez, se presentó este viernes 1 de enero en el Centro de Reinserción Social (CERESO) de La Paz, de donde saliera bajo fianza hace un mes.

“Venimos a cumplir, a cumplir con el mandato judicial de reportarnos los viernes por aquí a la firma”, precisó luego de dar la última calada a su cigarrillo y detenerse por un momento a observar el edificio azul del CERESO. “Para no caer en ninguna situación de indisciplina o situación que pudiera dar margen a otras cosas, cumplir, simplemente, como ciudadano”.

En torno a su caso, el exsecretario de gobierno indicó que se encuentra en una etapa muy temprana, por lo que el proceso continuará durante mucho más tiempo:

“Es un camino largo todavía el que hay que recorrer, desafortunadamente en México te pueden acusar así, tú no estás exento, nadie está exento de algo, y tú tienes que demostrar tu inocencia, eso es lo malo, cuando debiera ser al revés, todo mundo es inocente salvo que se le demuestre lo culpable, aquí todo mundo es culpable y la inocencia tienes que demostrarla tú, pero adentro caón”. (sic)

“Yo lo declaré hace un buen tiempo, que ante Dios y la sociedad yo iba a demostrar mi inocencia y en eso estoy, buscando. La percepción social es esa también, yo siento muy solidaria a la gente, me indican, me comentan ‘licenciado, sabemos’, como podrá haber también, y debe haber gente, quien diga ‘no, sí es culpable’, y ese es el problema, que te dejan en un conflicto de duda social, cuando lo único que has hecho en tu vida es hacer el bien común, comportarte como debe de ser como autoridad, no usar el poder para efecto de perjudicar a nadie, sino para ayudar, por eso la gente vota por mí, en mi caso votaron por mí en una época para presidente municipal y me siento muy satisfecho de que era una extraordinaria ciudad, tranquila, bonita”.

Por último, en torno a temas de procuración de justicia, administración pública y política, prefirió no emitir opinión, no obstante, les deseó buena suerte a los actuales gobernantes, mas no sin advertirles que, tarde o temprano, todo cargo llega a su fin:

“No, no, para qué opino, verdad, mejor, este, les deseo lo mejor a todos los que lo realizan y espero que, pues, tengan éxito en sus gestiones y que no olviden que, en un momento dado, todos somos ciudadanos”.

¡Comparte!

* * *