Tienen Ministeriales asolado a Guerrero Negro, denuncian
ministeriales en GN
Una familia negroguerrerense denunció ante el mismo procurador, Gamil Abelardo Arreola Leal, una serie de abusos perpetrados por agentes de la Policía Judicial Federal y del Centro de Operaciones Estratégicas (COE).

La Paz, Baja California Sur.- La tarde de ayer una familia de la comunidad de Guerrero Negro, en el municipio de Mulegé, acompañada de uno de sus trabajadores y un representante legal, se presentó en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) para denunciar ante el mismo procurador, Gamil Abelardo Arreola Leal, una serie de abusos perpetrados por agentes de la Policía Judicial Federal y del Centro de Operaciones Estratégicas (COE). Los agentes, según denunciaron los afectados, roban, acosan y plantan drogas sin discriminación en el norteño pueblo.

Juan José Olguín Villavicencio, profesor de taekwondo, propietario de taxis, yardero y dueño de una tienda de ropa, explicó su caso antes de ingresar con Arreola Leal. Relató que todo inició en diciembre de 2012, cuando agentes del COE, incluyendo el comandante Víctor Manuel Meza León, se presentaron en su tienda para llevar ropa “fiada”, la cual jamás le pagaron, cuando consumieron alrededor de cuatro mil pesos por persona. Semanas más tarde, el agente Rafael Miranda, también del COE, trató de comprarle un auto con un cheque posfechado, a lo que Olguín Villavicencio se negó a pesar de la insistencia del policía. El mismo agente, Miranda, después trató de comprar equipo de gotcha o paintball a través de la PGJE, sin embargo Juan José también se negó a cerrar el trato, debido a que no contaba con que le pagarían el equipo, y fue aquí cuando los agentes, molestos porque no conseguían su objetivo, aduce el denunciante, iniciaron el acoso a su familia y a sus trabajadores.

El sábado 9 de febrero, narra Olguín Villavicencio, uno de los choferes que trabaja sus taxis, Edgar Ariel Bejarano Pérez, fue detenido por el COE, alrededor de las dos y media de la tarde, mientras llevaba a un cliente a su destino. A Bejarano Pérez le plantaron droga en el taxi y un policía llevó a su destino a los pasajeros pidiéndoles “para los refrescos”.

“Lo presentan hasta las diez de la noche con el ministerio público, lo incomunican y le piden, el ministerio público, que se apellida Escopinicci, le pide a él que le diga que la droga es mía, y que así a él lo suelta inmediatamente, y que escoja un carro de la yarda que yo tengo, tengo una pequeña yarda, que escoja cualquier carro que le guste y se lo va a regalar, pero que diga que yo soy el dueño de la droga que traía supuestamente”.

A Edgar Ariel Bejarano Pérez lo dejan ir por falta de elementos, pero al siguiente día la Policía Judicial Federal es quien le sigue el paso, hasta detenerlo justo frente a la casa de Olguín Villavicencio para iniciar una minuciosa revisión a él, a su familia y a su coche:

“Nomás porque sí, iba su esposa y su niño, los revisaron muy muy fuerte, nosotros tomamos algunas fotografías, yo salgo y les digo que no es justo, que por qué tanto la cosa de estarnos ahí molestando, y dicen que es una revisión de rutina”.

“Diario se paran enfrente de mi casa, están todo el día ahí”, increpa el comerciante. “Ahorita tenemos temor de que nos secuestren al niño, de que le hagan algún daño”.

Durante la reunión con el procurador de justicia del estado estuvo presente el comandante Meza León, quien negó todo lo ocurrido, sin embargo, Arreola Leal conformó una diligencia investigadora para atar cabos en Guerrero Negro y acabar, apegados a la ley y sus consecuencias, con los abusos de los agentes policíacos del norte. (Iván Gaxiola)

Recibe el Procurador a denunciantes

La Paz, Baja California Sur.– A realizar una investigación imparcial, apegada a derecho,   al marco constitucional e institucional  y en respeto a los Derechos Humanos, se comprometió el Procurador General de Justicia del Estado, Gamill Arreola,  con integrantes de la Unión de Taxistas de Guerrero Negro, quienes en audiencia la mañana del lunes expusieron lo que consideran una actitud de hostigamiento por parte de elementos del Centro de Operaciones Estratégicas  -COE-  de Guerrero Negro.

Asimismo, advirtió que de  resultar ciertas dichas acusaciones en contra de funcionarios de la institución se aplicará todo el rigor de la ley, a quien se le acredite se le dará de baja y se sujetará a los  procedimientos de responsabilidad que en su caso resulten.

De igual forma, advirtió que los señalamientos con o  sin fundamento, no inhibirán el trabajo que realiza  la institución en el combate a actividades ilícitas en dicha población.

El Procurador General de Justicia destacó que la tarea de combate al narcomenudeo no es tarea fácil; por lo que insistió en la necesidad de que la población sea copartícipe con la autoridad, para denunciar cualquiera actividad irregular que advierta;  de esta manera, se preservará la tranquilidad que la mayoría de las personas  quieren para sus comunidades y sus familias.

El licenciado Gamill Arreola Leal reiteró la invitación al gremio de taxistas y a todos los sectores de la sociedad, a participar en la labor de eficientar el trabajo que se realiza en la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Destacó la existencia de los órganos de Control Interno, como la Contraloría, la Visitaduría y la Agencia del Ministerio Público, especializada en Delitos cometidos por Servidores Públicos,  en donde las personas que consideren haber sido sujetos de abuso de autoridad o actuación indebida por parte de personal de la institución, pueden acudir a exponer su queja o denuncia. (Boletín de Prensa)

¡Comparte!

* * *