Tan sólo un 15% de obra pública ha sido para constructores locales

Héctor Miranda