Sólo confusión han generado las versiones de los familiares de Jonathan, señala el Procurador
Daniel vs Gamil
La familia Hernández asegura que buscará asesoría legal para contrarrestar los señalamientos del funcionario y solicitar que un organismo colegiado analice el expediente y lo haga público.

La Paz, Baja California Sur.- En entrevista radiofónica, el titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), Gamil Abelardo Arreola Leal, aseguró que Daniel y Héctor Hernández Ascencio, hermano y primo respectivamente de Jonathan Hernández Ascencio, asesinado la madrugada del 4 de marzo de 2010 en el Bar Las Micheladas, tergiversaron la versión de los hechos ocurridos el fatídico día, añadiendo que las mismas declaraciones confundieron al personal de la dependencia al grado de integrar incorrectamente el expediente del caso. Ante este hecho, el padre de la víctima, Daniel Hernández Aguirre, niega rotundamente las aseveraciones del funcionario, dejando ver que con la liberación del presunto culpable que exhibe, Daniel José Sánchez Ávila, sólo le resta dar “patadas de ahogado”.

“Si mintió mi hijo, quiere decir que el procurador conoce la verdad, o cómo puede ser posible que asegure públicamente que mi familia miente, si no está seguro de cuál es la realidad”, sostiene el señor Hernández Aguirre, quien aclaró que el procurador hace referencia a una situación que le ha sido explicada en reiteradas ocasiones:

El 4 de marzo por la mañana, señala Hernández Aguirre, mientras el cuerpo de Jonathan era retirado de la escena, escuchó que testigos que permanecían en el lugar mencionaron “varios nombres” de las personas que habían participado en el tiroteo que le quitara la vida a su hijo menor e hiriera de gravedad a su hijo mayor y a su sobrino. “Mencionaron a los bebos, al Gary, al hijo del gobernador y a este muchacho Cárdenas”, recuerda. Por tratarse de personas posicionadas políticamente, explica, decidió acudir inmediatamente al hospital en donde se encontraba su hijo Daniel para advertirle que no realizara ninguna declaración sino hasta que un abogado y él se encontraran presente. Al retirarse del nosocomio para continuar con los avatares consecuentes al homicidio de su hijo, investigadores de la PGJE sacaron al sobreviviente de los hermanos Hernández Ascencio de la clínica para llevarlo ante el Ministerio Público. Siguiendo las instrucciones de su padre, Daniel Hernández describió los hechos y confirmó la presencia en Las Micheladas de algunas personas, pero no señaló directamente a nadie. Más tarde, ese mismo día, con la presencia de un abogado y su padre, Daniel Hernández se presentó a declarar, mas las autoridades no se lo permitieron, por lo que realizó su declaración, inculpando a Gary Gaines Hidalgo, tres días después. Y esta inconsistencia temporal es la que el procurador califica de falsedades, indica el padre de Jonathan.

Durante la entrevista en la radio, el procurador dijo: “Si bien, hubo errores e irregularidades en la tramitación de esta averiguación, también siendo objetivo de las propias constancias se desprenden que lo que hizo la procuraduría de manera indebida e irregular y contra la ley es seguir una versión que le fue proporcionada a la propia procuraduría, hay dos declaraciones de miembros integrantes de la familia Hernández que produjeron declaraciones contrarias a la verdad […] y en todo caso también hay una situación pendiente en este tema […] Entendamos que hubo una presión social, hubo marchas, manifestaciones en apoyo de lo que era la versión de la víctima, y en el expediente hay una serie de incongruencias de actuaciones contradictorias y un desaseo procesal donde participaron los funcionarios atendiendo una versión que se estaba manejando por la familia del fallecido”.

La familia Hernández, ante esta situación, asegura que buscará asesoría legal para contrarrestar los señalamientos del funcionario y solicitar que un organismo colegiado analice el expediente y lo haga público, pues tras las manos de la PGJE continuará desvirtuándose. Asimismo, se abren de nuevo a la sociedad buscando la unión de quienes pasen por algo similar, a fin de hacer frente común a la impune manera de conducirse del Gobierno del Estado, solicitando así la renuncia del propio gobernador, Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor.

“Uno se ofende, nos lastima psicológicamente que después de tantas cosas que ha estado declarando, primero que ajuste de cuentas, después que los chamacos que liberó eran inocentes, después que no eran inocentes, que nosotros trajimos gente de Tijuana para que viciaron el caso […] hoy sale a declarar el procurador […] que la verdad yo no sé ni quién era el procurador, si era Miguel Ángel el procurador o Gamil el conductor de la radio, porque el que estaba haciendo mención de cómo acusar a las personas cuando caen en falsedad de declaraciones, pues era Miguel Ángel, pero bueno, yo quiero dejar claro que se me hace terrible lo que dice el procurador, pero más terrible se me hace que el gobernador solape eso […] Si nos vamos a eso, ellos han mentido durante tres años, han declarado muchas cosas que han sido mentira, desde que estaba Fernando [González Rubio], Karim [Lizárraga], este señor [Arreola Leal], el mismo gobernador me ha mentido, el mismo secretario de gobierno me ha mentido, desde que estaba Carlos Mendoza Davis me mintió, entonces, si nos vamos a mentiras, ya estuvieran en la cárcel la administración pasada y esta que está ahorita”.

¡Comparte!

* * *