Siguen entrando las armas de fuego al estado. ¿Y el blindaje?

Héctor Miranda