Sigue la huelga de hambre de reo del Cereso cabeño
cereso
Familiares y amigos de Rubén Armando se comunicaron con los medios de comunicación para hacer ver a la ciudadanía y a autoridades de alto rango cómo, de manera injustificada, se le ha negado a este recluso el traslado a la ciudad de La Paz, donde viven su esposa y sus hijos, a pesar de su buena conducta y de que el acercamiento familiar es parte del programa de reinserción de los CERESOS.

La Paz, Baja California Sur.- Rubén Armando Benítez Lagarda cumple este viernes 4 de enero 36 días sin comer, pues emprende una huelga de hambre para que las autoridades sudcalifornianas le permitan estar más cerca de sus hijos.

Benítez Lagarda tiene 36 años y se encuentra recluido en el Centro de Reinserción Social (CERESO) de San José del Cabo, municipio de Los Cabos, por el delito de homicidio. A los 18 años atacó a su padrastro, quien golpeaba a su madre. Él mismo se entregó a la policía hace más de tres lustros.

Familiares y amigos de Rubén Armando se comunicaron con los medios de comunicación para hacer ver a la ciudadanía y a autoridades de alto rango cómo, de manera injustificada, se le ha negado a este recluso el traslado a la ciudad de La Paz, donde viven su esposa y sus hijos, a pesar de su buena conducta y de que el acercamiento familiar es parte del programa de reinserción de los CERESOS.

A través de un comunicado, explican: «Rubén Armando fue trasladado del CERESO de La Paz al CERESO de San José del Cabo desde que éste comenzó a operar. Hace poco más de un mes el interno solicitó su traslado a La Paz para estar cerca de su familia y sus hijos, pero las autoridades penitenciarias asumieron su petición como una rebeldía y lo castigaron aislándolo de su celda, de sus actividades y trabajos».

«Ante su insistencia y la falta de respuesta de las autoridades, Rubén Armando decidió dejar de ingerir alimentos. Actualmente se encuentra débil, ha bajado mucho de peso y las autoridades siguen sin tomar importancia al asunto, sin ofrecer alguna salida».

¡Comparte!

* * *