Se quedaron esperando a Narciso a las puertas del Cereso

Héctor Miranda