Esperan a NAM
Líderes de colonias, exfuncionarios como la exsenadora Josefina Cota Cota, mariachis y amigos se apostaron en la llovizna de la noche para recibirlo cantando El Rey y lanzaban porras para ofrecer al exgobernador una bienvenida digna de un preso político revolucionario, aunque sólo se tratara de él.

La Paz, Baja California Sur.- Parecía que el exgobernador Narciso Agúndez Montaño y su exsecretario general de gobierno, Alfredo Porras Domínguez, dejarían este jueves 13 de diciembre el Centro de Reinserción Social (CERESO) de La Paz, donde han permanecido internados desde el mes de mayo, acusados, por la administración de su “amigo” Marcos Alberto Covarrubias Villaseñor, gobernador de Baja California Sur (BCS), de haber cometido peculado luego de la compra-venta de terrenos en El Pedregal, municipio de Los Cabos.

El Tribunal Colegiado confirmó la no existencia de tal delito, lo cual obligó a dar luz verde al amparo otorgado a favor del político y emitir el auto de libertad, no obstante, el exmandatario y su exsecretario general no pisaron suelo libre porque, según informes extraoficiales, su delito fue sido reclasificado, pasando de peculado a usurpación de funciones, situación que, por el momento, impide su liberación.

Los familiares del exmandatario estatal, como su hija Argelia Agúndez y su hijo Cristian, entraban y salían de la sala de espera y se detenían por momentos a ver las noticias en la televisión, donde se hablaba de la pronta liberación de su padre, pero manoteaban cuando miembros de la prensa buscaban una declaración de su parte.

Desde temprano los medios de comunicación se aglomeraron frente a la puerta de salida del CERESO para obtener las mejores fotografías y captar las primeras palabras de Agúndez Montaño tras siete meses de encierro.

Líderes de colonias, exfuncionarios como la exsenadora Josefina Cota Cota, mariachis y amigos se apostaron en la llovizna de la noche para recibirlo cantando El Rey y lanzaban porras para ofrecer al exgobernador una bienvenida digna de un preso político revolucionario, aunque sólo se tratara de él.

Delia Lucero, líder de las colonias 8 de Octubre y Jericó, dijo que Agúndez Montaño saldría “lavado del alma”, pues internado cayó en cuenta de quiénes son realmente sus amigos, porque Covarrubias Villaseñor dejó ver que “esto más bien es político”.

Pero las buenas intenciones no fueron suficientes y la expectativa se prolongará, por lo menos, veinticuatro horas más y Agúndez Montaño no cambiará de pijama este jueves 13.

¡Comparte!

* * *