Se lava las manos el Director de SCT en escándalo de tráfico de influencias
Alejandro Cruz Olivera
Alejandro Cruz Olivera se deslindó completamente de la empresa Camulocopa S.A. de C.V., propiedad de Rebeca Carolina Araiza Vázquez, hermana de Samuel Araiza Vázquez, ex subdirector de Administración del Centro SCT.

La Paz, Baja California Sur.- “No soy Ministerio Público ni mucho menos”, contestó Alejandro Cruz Olivera, director del Centro SCT de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en la entidad, cuando se le cuestionó por el estado de las auditorías que se realizan a los ejercicios de administraciones anteriores a la suya.

Insistió en que el Órgano Interno de Control de la SCT es quien “tomará las cartas en el asunto” en ese tema.

“Yo no soy parte del órgano de Control Interno, el Órgano de Control Interno son los que llevan a su cargo las investigaciones, todo lo que tenga que ser […] Como director de este Centro, en su momento presentaré yo las irregularidades que yo encontré que se hicieron […] Estamos haciendo nuestro trabajo y a la persona que le encuentren un delito, bueno, pues se le tendrá que fincar una responsabilidad. Yo no lo estoy checando eso, yo entregué irregularidades que vi, como cualquier director de todos los Centros. Sí lo recibí de una manera, con mi equipo, que revisó cuentas, obras y verificamos, y estamos haciendo una verificación también nosotros, real, de las obras que ellos licitaron, que si encontramos alguna irregularidad aplicaremos la ley como debe de ser”.

Por otra parte, se deslindó completamente de la empresa Camulocopa S.A. de C.V.,  propiedad de Rebeca Carolina Araiza Vázquez, hermana de Samuel Araiza Vázquez, ex subdirector de Administración del Centro SCT, a quien investiga el Órgano Interno de Control de la secretaría por el presunto desvío de 434 millones 149 mil 954 pesos con 94 centavos cuando José Antonio Ramírez Gómez, hoy secretario de Finanzas de la administración Covarrubias, y Carlos Alberto Lascurain Ochoa, fungían como directores del Centro SCT en Baja California Sur (BCS).

 “A Camulocopa no le estoy firmando ni las estimaciones yo, por lo mismo. Yo no quiero meterme en un tema ahorita que podría golpetear a alguien en lo personal, yo no estoy firmando esas estimaciones, las va a firmar el subdirector de obra y estoy tratando de que la firme el subdirector administrativo y la gente que estaba antes de que yo llegara a este Centro. Yo lo estoy haciendo porque no quiero que vean que yo soy parte de, si tiene alguna responsabilidad, pero sí te puedo decir que yo en lo que esté aquí no le voy a firmar ni tampoco puede participar con nosotros, porque sí había una persona que era pariente del subdirector de obras […] Con la empresa no quiero ningún trato, a mí me vinieron y me exigieron que se les pagara porque se les debía, les dije que se les iba a verificar la obra y que si una auditoría directamente yo a CAMULOCOPA se la tendría que enviar para hacer una revisión de sus obras, lo iba a hacer en el momento indicado. Tenemos tres estimaciones pendientes. Yo no las voy a firmar, yo no quiero que me vinculen con esa empresa”.

¡Comparte!

* * *