Y es culpa de las autoridades del pasado, acusa en su informe la senadora Lucía Trasviña.

La Paz, Baja California Sur.- En un deslucido evento, con escasa asistencia popular y una pequeña parte de la clase política del partido Morena, asistió a escuchar el primer informe de labores legislativas de la Senadora por Baja California Sur, Lucía Trasviña Waldenrath.

Fiel a su estilo arrabalero y bravucón, la Legisladora Federal, en menos de 20 minutos enumeró los trabajos legislativos en un año de actividades, sin dar cifras exactas, nombres o fechas específicas, aseguró haber trabajado en la consolidación de la Guardia Nacional, además señaló que “ya echamos abajo la Ley de Educación y ahora los docentes tienen la palabra”.

Presumió su labor en la Comisión del Trabajo y Previsión Social para acabar con “los líderes charros que se eternizan en el poder” y terminar reconociendo al eterno líder del sindicato minero Sebastián Gómez Urrutia, lo que arrancó las sonrisas en la escasa concurrencia.

“No más minería en Baja California Sur” enfatizó  en el confuso mensaje la Senadora Lucía Trasviña.

Acompañada del senador Ricardo Monreal, coordinador de la fracción de Morena en la cámara, quien hace apenas unos días advirtió al canciller Marcelo Ebrard que no se le ocurriera firmar acuerdos para convertir a México en país seguro, la Senadora sudcaliforniana expresó de manera eufórica que trabajará para que los niños migrantes que llegan al  país “sean adoptados por nosotros”.

Al referirse a otros de los invitados en el presidium, el representante del Gobierno de la República en la entidad, profesor Víctor Castro Cosío, lo reconoció como amigo de la infancia y hombre cabal que desafortunadamente padece dijo: “a un puñado de chayoteros, vendidos, mentirosos y cabrones que por unos pesos se venden”.

De los cortes de energía eléctrica que padece la población en la entidad, dijo son producto de los 800 mil millones de pesos que tiene en deuda CFE, que promovieron las autoridades del pasado que ahora han politizado el tema.

¡Comparte!

* * *