¿Salir en Semana Santa? … Mejor me quedo en casa
La Paz sola
 Los que no pueden admirar el cielo estrellado en una noche de camping, o simplemente no quieren, acuden a la comida de las calles y salen al malecón admirando las oportunidades de conquista y voyerismo que ofrecen los embotellamientos consentidos.

La Paz, Baja California Sur.- Pero no todos son burócratas, por lo que no todos tienen vacaciones en Semana Santa y deben quedarse en casa a continuar con una rutina que no entiende de asueto eclesiástico. Así, algunos disfrutan de la soledad de la ciudad y otros envidian la suerte de la mayoría.

“Qué más quisiera”, dice un cajero de Soriana mientras pasa productos por el lector láser: “yo me quedo en la casa y… nomás, a veces que rento una película y así, pero ni salgo, porque, pues, ni alcanza, o sea, no estoy juntando ni nada, pues, pero vivo con mi jefa”.

Las taquerías y las esquinas con hot-dogs tienen un poco más de clientes. Los que no pueden admirar el cielo estrellado en una noche de camping, o simplemente no quieren, acuden a la comida de las calles y salen al malecón admirando las oportunidades de conquista y voyerismo que ofrecen los embotellamientos consentidos.

“Pues, la verdad, yo prefiero quedarme en mi casita”, confiesa una maestra de primaria, quien comenta que Semana Santa es la temporada que aprovecha para pasar los días enteros con sus hijos y sus padres: “Hacemos carne asada, menudo, pozole, así, varias cosas, la cosa es pasarla juntos y, pues, si queremos ir a la playa vamos en cualquier otra fecha, cuando no hay tanta gente. Luego, si te camelan que sales, hasta se te meten a robar, ya me pasó”.

Pero no todo mundo la pasa bien o medianamente bien, como el empleado de una céntrica refaccionaria, quien lamenta que “cuando la quincena cae en fin de semana ya nos chingamos, porque aguántate hasta el lunes”. El trabajador de mostrador, biblia de las autopartes, nos dice que este año, por ser un fin de semana tan largo, más que disfrutar va a sufrir, así que “nada más de la casa al trabajo, y caminando o en la baika, porque el pinche pesero ni se puede pagar”.

Bueno, sólo resta desear que los que no gozan de vacaciones no la pasen tan mal, por lo que enviamos saludos a policías, enfermeros, médicos y todo personal de guardia que Semana Santa no les trae más beneficio que transitar con mayor libertad por las calles.

¡Comparte!

* * *