Rompieron malos gobiernos la tranquilidad de La Paz

Héctor Miranda