Recibió el CRIT a su primer paciente

Héctor Miranda