Abogado explica la resolución del Colegiado de Distrito

¿Quién ganó el amparo, Cardones o Ayuntamiento?
amparo
El experto en leyes  coincide en que “la compleja redacción de los magistrados que emitieron la resolución” facilitó que ambas partes, -la minera por un lado y el Ayuntamiento por el otro-, “cantaran victoria tratando de llevar agua a su molino, publicando verdades a medias”.

La Paz, Baja California Sur.- Luego de que el Tribunal Colegiado emitiera su sentencia de amparo en revisión en el caso de la Minera Los Cardones, tanto la empresa extractora como el Ayuntamiento de La Paz, señalaron que el veredicto  de los magistrados les favorecía, y dada la confusa redacción del documento, los argumentos vertidos por ambas partes, parecían darles la razón, pero realmente, en palabras llanas, ¿qué es lo que señala lo publicado por los juzgadores?

El conocido abogado, Arturo Rubio Ruiz, explica de manera sencilla, a quién favorece la decisión de los juzgadores federales.

El experto en leyes  coincide en que “la compleja redacción de los magistrados que emitieron la resolución” facilitó que ambas partes, -la minera por un lado y el Ayuntamiento por el otro-, “cantaran victoria tratando de llevar agua a su molino, publicando verdades a medias”.

“Y es que pudiendo utilizar un lenguaje sencillo, los resolutores optan por complicarle la vida a quienes no están familiarizados con la terminología jurídica”, explicó.

Entonces ¿qué dice la sentencia?

“En lenguaje llano, podemos decir que la sentencia es salomónica, pues concluye con un empate técnico. La minera quería hacer valer un permiso apócrifo, y el actual ayuntamiento lo desconoció, por eso interpuso una demanda de amparo, pues consideró ilegal el desconocimiento, y estimó que el ayuntamiento violó su garantía de audiencia y de seguridad jurídica”.

En pocas palabras, y a decir del experto la sentencia deja a las partes en “un empate”, pues  ninguno gana y las cosas regresen al estado original, es decir, “regresamos a antes de que el Ayuntamiento desconociera el supuesto permiso de uso de suelo, porque lo hizo sin fundar ni motivar tal resolución, y sin respetar la garantía de audiencia”.

“El juez federal que en CDMX resolvió inicialmente el amparo, le da la razón a la minera, y no solo le reconoce validez a la autorización de uso de suelo, sino que además le exige a al Ayuntamiento que con base en esa supuesta autorización de uso de suelo, le otorgue todos los permisos que requiere la minera para operar, lo que se constituye en un exceso, pues el juez de distrito no puede dar más de lo que le piden”, agregó Rubio Ruiz.

“Al no estar de acuerdo con esa sentencia, el Ayuntamiento interpone el recurso de revisión, y el Tribunal Colegiado resuelve que tiene razón el Ayuntamiento, que el juez de distrito se excedió, pero también le da la razón a la minera, en cuanto a la ilegalidad del acuerdo segundo del punto tercero de la primera sesión pública extraordinaria que celebró, pues al desconocer el supuesto permiso de uso de suelo, no fundó ni motivo su resolución. Esto es: no dijo los motivos por los cuales la desconocía, ni invocó los preceptos legales en que se fundaba, simplemente “desconoció” el permiso, y además lo hizo sin darle garantía de audiencia a la minera”.

Así las cosas, si la minera quiere usar la supuesta autorización de uso de suelo, tendrá que ir al ayuntamiento, ejerciendo su garantía de audiencia, y -en complimiento de la sentencia de amparo-, si el ayuntamiento vuelve a desconocer esa supuesta autorización, tendrá que decirle los motivos que tiene para hacerlo, y tendrá que fundamentar su decisión en una ley aplicable.

En pocas palabras, si el ayuntamiento quiere seguir desconociendo el supuesto permiso, tendrá que hacerlo de manera fundada y motivada. Lo cual será sencillo, pues motivos y fundamentos hay muchos.

Rubio Ruiz concluye afirmado que quien ganó es realmente es la sociedad, al prevalecer el estado de derecho, “pues ni se dio entrada al permiso apócrifo de la minera, ni se permitió que la autoridad en este caso el Ayuntamiento, realizara un acto de autoridad infundado e inmotivado”.

Por otra parte,  el secretario del Medio Ambiente, Rafael Pacchiano Alamán, opinó respecto a la Sierra de La Laguna y el proyecto minero Los Cardones; y aseveró, “hay una Manifestación de Impacto Ambiental vigente y se encuentra en evaluación la propuesta de cambio de uso de suelo”.

Aclaró, el cambio de uso de suelo es una autorización federal, lo tiene que evaluar la SEMARNAT y la posición de esta dependencia como cualquier proyecto, se tiene que evaluar si cumple o no con toda la normatividad vigente.

Puntualizó que el Gobierno tiene que velar porque las leyes se cumplan, “no puede tener una postura a favor o en contra de un proyecto, sino hacer cumplir a cabalidad cualquier ley vigente”.

¡Comparte!

* * *